¿Cómo quieren dividir?

Estate alerta porque la división de nuestro pueblo viene del extranjero.

El indigenismo es la nueva punta de lanza de la fragmentación social, política y territorial de Latinoamérica; como en el pasado lo fue la lucha armada y la consigna de convertir a la Cordillera de los Andes en la Sierra Maestra de América.

Argentina le debe mucho al rotundo «NO» chileno a su nueva constitución, aunque los políticos locales no lo hayan notado.

Los argentinos le vamos a deber mucho a este rechazo: bien podríamos haber sido las siguientes víctimas de estos riesgosos experimentos que ya están en germen en nuestro país, donde encuentran terreno fértil en la ignorancia o defección de muchos políticos.

El artículo 1°, quizás el más conflictivo del proyecto constitucional, declaraba a Chile un Estado «plurinacional». El artículo 2° ampliaba: «La soberanía reside en el pueblo de Chile, conformado por diversas naciones». Y, más adelante, art. 5°, punto 1: «Chile reconoce la coexistencia de diversos pueblos y naciones en el marco de la unidad del Estado», y punto 2: «Son pueblos y naciones indígenas preexistentes los Mapuche, Aymara, Rapanui, Lickanantay, Quechua, Colla, Diaguita, Chango, Kawésqar, Yagán, Selk’nam y otros que puedan ser reconocidos en la forma que establezca la ley.»

En el sitio web británico The Mapuche Nation (sic) se lee: «El día 11 de mayo de 1996, un grupo de mapuches y europeos comprometidos con el destino de los pueblos y naciones indígenas de las Américas, y en particular con el pueblo mapuche de Chile y Argentina, lanzaron la Mapuche International Link (MIL) en Bristol, United Kingdom.»

Es decir que The Mapuche Nation, la «nación» que los constituyentes chilenos querían reconocer, tiene el centro de operaciones de su «lucha por la autodeterminación» -tal el objetivo que declama- en el nº 6 de Lodge Street, en la ciudad portuaria de Bristol, en Inglaterra.

¿Te suena? Otra vez los intereses extranjeros sobre la Patagonia. Dividir primero para apropiarse de todo después.

Chile nació mestizo, como mestiza nació la Argentina, como México, Paraguay, como todas las naciones hispanoamericanas. Ese mestizaje es el que hay que reivindicar y profundizar; el mestizaje es la verdadera integración. Y es la salvaguarda contra las intentonas divisionistas.

Lo otro es facción, fragmentación y gueto. Es ofrecer flancos débiles a las ambiciones ajenas.

Que no te agarren desprevenido con los discursos contra el Odio y la lucha ancestral de los pueblos originarios. el objetivo es otro pero no lo dicen.

Pensemos que este proyecto constitucional fue pergeñado en momentos en que, en el sur de nuestro continente, sellos como la agrupación Resistencia Ancestral Mapuche (RAM) o la Coordinadora Arauco Malleco (CAM), le han declarado la «guerra a Argentina y Chile», y protagonizan actos de sabotaje, incendios y amenazas.

El proyecto constitucional chileno llegaba al delirio de aceptar la coexistencia de una supuesta «justicia indígena» en oposición a un principio esencial del republicanismo y la democracia: la igualdad ante la ley. El Estado, decía el abortado proyecto constitucional, debe «respetar, promover, proteger y garantizar el ejercicio de la libre determinación» de las «naciones» indígenas, y el artículo 309 agregaba: «El Estado reconoce los sistemas jurídicos de los pueblos y naciones indígenas, los que en virtud de su derecho a la libre determinación coexisten coordinados en un plano de igualdad con el Sistema Nacional de Justicia.»

Vale decir, muchos sistemas de Justicia simultáneos conviviendo en un mismo país, y también contradiciéndose. La Anarquía institucionalizada.

Por Rafael Breide.

Compartir el artículo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Bibliografía recomendada.
Grupo República

La estafa con los desaparecidos.

Con prólogo de Juan Bautista «Tata» Yofre, este nuevo libro de José D’Angelo describe documentadamente, con 10 escandalosos ejemplos tomados entre miles, cómo – desde la Secretaría DDHH y el Ministerio de Justicia de la Nación, se han falseado historias y adulterado documentos públicos facilitando una multimillonaria estafa con los «desaparecidos».

Leer Más >>
Último artículo publicado.

Artículos relacionados.

Suscribite.

Envianos tu E-mail para recibir periódicamente los artículos publicados.