Isabel, la anglofilia y los cipayos.

La muerte de Isabel II tras 70 años de reinado ha tenido repercusión mundial amplificada enormemente por los medios del establisment. En nuestro país a pesar del rechazo popular a los británicos, la mayor parte de los medios ha optado por una visión edulcorada y hasta épica de la cabeza de un Estado históricamente acusado de múltiples crímenes.

Podríamos seguir ejemplificando casi hasta el infinito, lo que no podemos hacer es explicar porque esta pleitesía con un enemigo histórico al que nos enfrentamos cinco veces por las armas y del cual nuestros intelectuales más lúcidos han denunciado su interferencia en nuestros asuntos siempre con el fin de sojuzgarnos. 

¿No sería más heroico que nuestros periodistas imitando al gran Scalabrini Ortiz denunciaran la perfidia de Albion aún sabiendo que podrán cerrarceles muchas puertas en vez de alabar a Los Stones por cualquier cosa que hagan? ¿No deberían nuestros talentosos futbolistas soñar con ganarles en un mundial como lo hizo Maradona y no con jugar en la Premier para darles títulos y gloria a sus clubes? 

Que Bolsonaro servilmente decrete 3 días de duelo podría llegar a entenderse (pero no a justificarse) en la medida que son los herederos de la corona lusa, históricamente aliada a Inglaterra. Pero aquí, tierra de Don Santiago de Liniers los Halcones o los Bravos del 25, siempre se ha tenido clara conciencia de la maldad y la injusticia de los anglos y por ello siempre el pueblo los ha rechazado. No queda otra explicación al servilismo de los medios que su colonización mental por el enemigo a partir del rechazo a la identidad hispanocatólica de nuestros pueblos y a la abultada billetera de la Corona británica. 

Tal vez haya tenido razón otro personaje polémico como Napoleón cuando afirmaba que «hay ciertas clases de flores de las humana perfidia que solamente crecen a orillas del Tamesis». Bretaña -antigua provincia católica de Europa-también tuvo muchos y grandes santos. Que Santo Tomás Moro y San John Fisher rueguen por nosotros, por el alma de Isabel II y por el retorno de Inglaterra a la cristiandad.

Por Carlos Castillo.

Fuente: Portal la Prensa

Compartir el artículo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Bibliografía recomendada.
Grupo República

La estafa con los desaparecidos.

Con prólogo de Juan Bautista «Tata» Yofre, este nuevo libro de José D’Angelo describe documentadamente, con 10 escandalosos ejemplos tomados entre miles, cómo – desde la Secretaría DDHH y el Ministerio de Justicia de la Nación, se han falseado historias y adulterado documentos públicos facilitando una multimillonaria estafa con los «desaparecidos».

Leer Más >>
Último artículo publicado.

Artículos relacionados.

Suscribite.

Envianos tu E-mail para recibir periódicamente los artículos publicados.