Memoria, verdad, mentira.

Existe en la Argentina una conmemoración, originada en el período “democrático”, y afianzada en los años más recientes, cuyo título es claramente pretencioso: Día Nacional de la Memoria. Lo califico así porque el nombre parece erigir la fecha -24 de marzo- como dedicada al recuerdo por excelencia en nuestro país, cuando las fiestas patrias, a causa de la costumbre, ya no conmueven a nadie. La imagen fotográfica de este año es impresionante: muchísima gente, que fue llevada al punto de partida de la caminata por los tradicionales “bondis” (autobuses), pagados del bolsillo insondable del Estado; hacía punta el diputado hijo de la vicepresidente.

El Día de la Memoria conmemora una fecha considerada por el oficialismo como trágica, el golpe de Estado contra el gobierno de María Estela Martínez Cartas de Perón, apodada Isabelita (anoto este dato con el máximo respeto). La intervención militar quebró el orden constitucional, pero fue recibida con aprobación por la ciudadanía en general, que vio confirmados así los rumores que circulaban con abundancia desde hacía meses; buena parte de la población esperaba lo que ocurrió. La situación del gobierno ya se hacía insostenible: rotundo fracaso de una fluctuante política económica -aunque gloriosa comparada con la que ahora nos empobrece- y violencia desatada entre las organizaciones subversivas (el pseudoperonista “Montoneros” y el izquierdista ERP, “Ejército Revolucionario del Pueblo”) por un lado; y por el otro la Triple A (Alianza Anticomunista Argentina), dirigida por el ministro favorito José López Rega. El General Perón, en su breve tercer mandato presidencial, había decretado la aniquilación de los Montoneros y del trotskista ERP, pero él sostenía que como delincuentes que eran debían ser combatidos por la policía; no quería la intervención de las Fuerzas Armadas. Si el Dr. Ítalo Luder, más allá de su interinato, se hubiera hecho cargo del Poder Ejecutivo, probablemente la irrupción militar no se habría producido; según declaró mucho después, no quiso ser “desleal” a la presidente. La lealtad es un dogma peronista desde 1945.

El Día Nacional de la Memoria convoca a quienes repudian la represión ejercida contra los criminales que ponían bombas, que mataban cada vez decenas de personas, asesinaban militares, policías y empresarios, secuestraban, con rescates millonarios, e incluso intentaron apoderarse de unidades militares. Esos años de guerra interna con derroche de sangre Argentina, están documentados en los excelentes libros de Juan Bautista Yofre y Ceferino Reato. Podemos decir que ese período de guerra interna comenzó en 1969, con el asesinato del Teniente General Pedro Eugenio Aramburu.

El General Perón, desde su exilio en Madrid, envió jóvenes a Cuba y Vietnam, con cartas de recomendación a Fidel Castro y Ho-Chi-Minh, para que fueran instruidos en el arte de la guerra de guerrillas, que consideraba necesaria para recuperar el poder. Los Montoneros fueron una creación suya; se integraron en ella jóvenes de clase media y media-alta, universitarios y grupos de movimientos católicos y nacionalistas, que ya habían hecho suya una retórica marxista. “Tacuara” fue un ejemplo eximio. Los montoneros fueron también, en buena medida, hijos de la Iglesia Católica; que seguían las orientaciones ideológicas de los “Sacerdotes para el Tercer Mundo”. La fuente era una interpretación politizada del Documento de Medellín; y de los planteos que se difundieron como teología y pastoral en nombre del “espíritu del Concilio”. Contra ellos se pronunciaron, siguiendo a Pablo VI, teólogos y filósofos como Hans-Urs von Balthasar, Henri de Lubac y Jacques Maritain. La utopía de la consagración a los pobres se tiñó con el rojo de la dialéctica marxista. La confusión doctrinal y práctica fue muy grande, y de ella participaron sacerdotes diocesanos y religiosos, seminaristas y laicos; hubo sacerdotes que guardaban en sus parroquias armas de la guerrilla. En mi opinión, la autoridad eclesial todavía no ha reconocido la parte que cupo a gente y organizaciones de la Iglesia -en niveles de mayor o menor complicidad- en la tragedia de los años 70. Mala memoria.

El recuerdo de aquellos hechos pasados y de la fuente ideológica que los inspiró, responde a la noción académica de memoria. Así se llama, en primer lugar, la potencia del alma que constituye el sujeto por el cual se retiene y recuerda el pasado; y el mismo nombre recibe el ejercicio de tal facultad, con las noticias y demás datos referidos al asunto en cuestión. El ejercicio de la memoria suele ser iluminado por una concepción intelectual, por una “visión del mundo”, una weltanschauung, como dicen los alemanes; ésta, por cierto, suele ser imperfecta en su formulación, parcializada, ideológica. Volviendo al desarrollo histórico de los hechos, se puede decir que el desvío de la opinión católica (progresismo, tercermundismo) fue contemporáneo de la versión marxista del peronismo. Detrás de esta comprobación está la cuestión más amplia de las relaciones del peronismo con la Iglesia en la Argentina, desde los años 40 del siglo pasado.

Perón advirtió tardíamente que su criatura, los Montoneros, en realidad no eran peronistas, que no estaban dispuestos a someterse a su autoridad, que el “socialismo nacional” que decían profesar era en realidad marxista, y que había elaborado sus propios planes. Al regresar de su largo exilio de 18 años, y convertido en presidente de la Nación por tercera vez, él en su breve mandato y luego su esposa y sucesora, decidieron la aniquilación de los “subversivos”, tanto pseudoperonistas de las distintas bandas (Montoneros, Fuerzas Armadas Revolucionarias, FAR, y Fuerzas Armadas Populares, FAP) y trotskistas del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP).

La represión no comenzó el 24 de marzo de 1976; los militares perfeccionaron lo que ya se hacía y lo incorporaron a las estructuras del Estado. Las Fuerzas Armadas asumieron oficialmente el rol que Perón deseaba evitarles proponiendo el protagonismo de la policía, a la cual correspondía luchar contra la delincuencia. La toma del poder se presentó ambiciosamente como “Proceso de Reorganización Nacional”. La experiencia dejó ver que no reorganizó nada. “No hay plazos, sino objetivos”, decían, con una ingenuidad o ignorancia asombrosa, atrapados en una contradicción esencial: una dictadura que se propone restaurar la democracia, mientras los políticos esperaban su nuevo turno y todo el pueblo miraba. La política económica liberal fue un fracaso que agravó las condiciones de pobreza (la “hoz” de Martínez), como se decía con humor fúnebre en referencia al Ministro de Economía, José Alfredo Martínez de Hoz. No me propongo ahora analizar todos esos años, desde 1976 a 1983; simplemente lo anoto como otra de las frustraciones argentinas. Le debemos al Proceso que nos haya librado de convertirnos en otra Cuba o en otro Vietnam. Pero, ¡a qué costo! Dejó sobre nuestros lomos la mochila de los desaparecidos. Reconozcamos que no era fácil en el contexto ideológico y político internacional emprender la represión del fenómeno amplio y profundo del ataque marxista al Estado Nacional, que contaba con una trama de complicidades abrumadora. El Proceso adoptó la metodología empleada por Francia en Argelia, contra los que luchaban por la descolonización. Un método gravemente inmoral, que tuvo entre nosotros consecuencias culturales y sociales lamentables, que todavía hoy estamos padeciendo; una de ellas -no menor- es la mentira que hace posible un Día Nacional de la Memoria. Consigno un detalle poco conocido, pero que permite juzgar acerca de los caminos adoptados. Después del vil asesinato del Jefe de policía, el Comisario Villar y de su esposa, le fue ofrecido el cargo, sucesivamente, a dos generales intachables, Buasso y Mugica; no aceptaron, porque pusieron como condición que la represión no podía hacerse con la metodología inmoral y políticamente funesta que se había adoptado, sino derechamente, de acuerdo con la ley moral y al poder que al estado le cabe de proteger a la sociedad mediante disposiciones claras y justas, salvaguardando la vida y los bienes de los ciudadanos. Así lo entendieron Platón, Aristóteles y la tradición cristiana.

Las consecuencias negativas del camino adoptado, copia de la hipócrita metodología de Francia en Argelia, se continúan hasta nuestros días, y cientos de militares han sido también víctimas. Los miembros de las juntas que integraron el proceso fueron condenados; muchos guerrilleros centrales transmutaron y alcanzaron puestos de gobierno. Se manipuló el concepto de “lesa humanidad”, de modo que muchos militares murieron en la cárcel sin estar condenados con sentencias firmes, según corresponde a la justicia. Actualmente, después de casi medio siglo, son llevados a juicio oficiales de baja graduación. Sobre estas iniquidades se cierne el silencio, que permite que se confunda la justicia con la venganza. Los partidos políticos que gobiernan tras el ocaso del Proceso han constituido, en nombre de la democracia, una casta que es mantenida por la pobreza de los ciudadanos.

Como es sabido, el montonero Labraña inventó el mito de los 30.000 desaparecidos, que sigue siendo agitado por las señoras de pañuelos blancos; le hacen el juego hasta los partidos de oposición. La gobernadora María Eugenia Vidal, durante su mandato, promulgó una ley según la cual en la Provincia de Buenos Aires es obligatorio reconocer aquel mito, que resulta ahora difícil de desarraigar. En el libro Nunca más, que recoge la investigación producida por la Comisión Investigadora designada por el presidente Raúl Alfonsín, se habla de un poco más de 8000 personas desaparecidas; según otros datos autorizados sería un número algo menor, ¡un horror, de cualquier manera! Son crímenes que aún pesan sobre la conciencia nacional. Pero es preciso desenmascarar la campaña “memorista”, pergeñada por el actual gobierno bicéfalo, incompetente y corrupto. Es una memoria falsa, mendaz, apoyada en una justicia que lleva tapado un solo ojo.

Se ha hablado, para caracterizar aquellos años, de la teoría de los dos demonios, pero la izquierda en general no acepta reconocer como lo que fueron los crímenes de las organizaciones subversivas. ¿Cómo se puede considerar demonios a los “jóvenes idealistas”? Quienes proponen celebrar el 24 de marzo como como Día de la Memoria rehúsan aceptar que en aquellos años negros hayan actuado dos demonios; según ellos hubo uno solo: los militares que nos liberaron del comunismo. Se dice “demonio” en sentido figurado o acomodaticio, pero la teoría antedicha es un término perfectamente claro para describir lo ocurrido. Yo podría adscribir a él. Sin embargo, prefiero otra caracterización que se me ocurre, a partir del recuerdo de una escena evangélica. Durante un exorcismo practicado por Jesús (Lc. 8, 27-31), el Señor increpa al espíritu inmundo pidiéndole que se identifique: “¿cuál es tu nombre?”. Responde el diablo: “Mi nombre es Legión, porque somos muchos”. El relato de San Lucas tiene una continuación extraña: los diablos ruegan a Jesús que si los expulsa del poseso los deje entrar en una piara de cerdos que allí pacía. Tras el permiso, los demonios se apoderaron de los cerdos y los precipitaron al mar; los dueños, pragmáticos, le pidieron a Jesús que se alejara de esa región.

Quizá la referencia evangélica puede ilustrar el estado de la sociedad argentina de entonces. Legión: cómo demonios sueltos o ánimas en pena coparon el escenario en que se debatieron protagonizando una tragedia, y nos han dejado su carga de confusión y mentira. Hay un solo camino para consolidar una memoria auténtica: la verdad; es necesario descubrir o redescubrir la verdad, que es la realidad. Es un itinerario a recorrer con humildad y sinceridad, con recta intención ante Dios y ante la historia -la que habrá que escribir-. Así podrá evitarse que el mito, solidificado, y arrogante, entre y se imponga en los futuros textos de historia. Desgraciadamente se ha colado en el sistema educativo. No resulta nada sencillo iniciar un movimiento de revisión. A pesar de la experiencia revisionista, obra de ilustres autores, algunos mitos han sido tragados por la sociedad argentina, y se han hecho carne en ella. ¡Que no ocurra lo mismo con el 24 de marzo!… Lo siento, no soy optimista.

Por Héctor Aguer.

Compartir el artículo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Bibliografía recomendada.
Grupo República

La estafa con los desaparecidos.

Con prólogo de Juan Bautista «Tata» Yofre, este nuevo libro de José D’Angelo describe documentadamente, con 10 escandalosos ejemplos tomados entre miles, cómo – desde la Secretaría DDHH y el Ministerio de Justicia de la Nación, se han falseado historias y adulterado documentos públicos facilitando una multimillonaria estafa con los «desaparecidos».

Leer Más >>
Último artículo publicado.

Artículos relacionados.

Suscribite.

Envianos tu E-mail para recibir periódicamente los artículos publicados.